Vía Appia Antica, bello recorrido romano

Via appia antica

La Vía Appia Antica es uno de los recorridos que ninguna persona debe dejar de realizar en Roma. Esta calle goza de una indiscutible fama y es la vía principal de la capital italiana, con una gran longitud y antigüedad; razones suficientes para ser conocida como “Regina Viarum”, la reina de las calzadas.

Esta vía fue comenzada por Apio Claudio en el año 312 a.J.C. En dicho momento, la zona albergaba sepulcros de veinte generaciones, donde solo las familias patricias podían tener sus tumbas allí. Entre algunas de dichas tumbas estaban las de los Escipiones, los Furii, los Manili y los Sestili.

El primer tramo de la Vía Appia Antica corresponde a las actuales vía de las Termas de Caracalla y de Puerta San Sebastián. La primera vía debe su nombre a las famosas termas antoninianas comenzadas por Séptimo Severo e inauguradas por Caracalla en el año 217, allí podían bañarse mil seiscientas personas, y contenía grandes detalles de lujo en las distintas salas que comprendían las termas. Aun hoy se puede admirar la amplitud y majestad de las ruinas de estas enormes termas.

En el cruce de Puerta San Sebastián con vía Latina podrán visitar el Palacete “Casina Bessarione”, cuyo nombre se debe a una persona de origen bizantino que ayudó a difundir el culto de la antigüedad clásica en la Roma del Renacimiento.  Esto fue construido en el siglo XIV y restaurado un siglo después, siendo lugar de celebración de reuniones culturales. Con el paso de los años paso a ser una taberna rural y desde 1930, gracias a excelentes trabajos de restauración, todos nosotros podemos conocerla como fue en sus años de gloria.

Allí también podrán visitar el Sepulcro de los Escipiones, un gran monumento romano que es acompañado por una casa romana del siglo IV d.C. y unas catacumbas cristianas.

Antes de pasar la Puerta San Sebastián, os aconsejo ver el Arco de Druso. Druso (38-09 a.J.C.) era el segundo hijo de Livia, y tuvo un gran reconocimiento por tomar el mando de las legiones contra las libres tribus de los Alpes Orientales.

Pasando la Puerta San Sebastián, la vía Appia Antica ofrece su parte más celebre. Esta la Capilla del Quo Vadis, donde según cuenta una leyenda, Pedro tuvo una visión de Cristo. Y frente a esta Capilla se levantan las ruinas circulares de la Tumba de Priscila.

Pero esto no es todo. Esta famosa vía alberga un claro testimonio del primer cristianismo. En su subsuelo podremos ver algunas de las más reconocidas catacumbas de Roma, como lo son las Catacumbas de San Calixto, San Sebastián y de Domitila.

Y para terminar un excelente recorrido en Roma, en la Vía Appia Antica se pueden recorrer la Tumba de Rómulo y la Tumba de Cecilia Metela.

¡Un recorrido de lujo!

Fotovia: Votumsolvit

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en Roma



También te interesará...

Deja tu comentario