Caravaggio en Roma

judith-caravaggio

Uno de los grandes pintores italianos fue Caravaggio, un milanés nacido en 1571 que es el gran pintor del Barroco y a quien se lo conoce principalmente por sus pinturas religiosas. Sabía sorprender, agradar y disgustar con sus técnicas de pintura pero sin dudas es en sus obras donde uno puede observar el espíritu de la época.

Y en verdad Caravaggio estuvo muy unido a la ciudad de Roma. Llegó en 1592 como aspirante a pintor pero en poco tiempo su forma de ver el mundo  no pasó desapercibida por la naturalista que era y por cómo sabía colar el mundo religioso en el mundo real. El año pasado hubo una exposición especial en el Scuderie del Quirinale, genial, pero si bien ha cerrado hace algunos meses puedes visitar la Roma de Cravaggio todavía pues la ciudad tiene un tercio de los más de 60 trabajos conocidos del artista.

Estas obras están distribuidas en iglesias y museos. Empecemos por saber que la vida de Caravaggio transcurría en la Pizza San Luigi Francesi. Por aquí vendía sus obras y aquí se produjo la muerte que lo haría abandonar la ciudad. A unos 10 minutos de caminar desde este lugar están los Museos Capitolinos donde están las obras de San Juan el Bautista y El Contador de Fortuna.

En la Galería Doria Pamphili, también a pasos de la misma plaza, hay dos obras más suyas, estupendas: la Magdalena Penitente, pintada en 1595, y Descanso en la ruta de Egipto. Por otro lado la Galería Borghese, detrás de la Piazza Spagna encuentras la obra Niño con una canasta de frutas pintada entre 1593 y 1594 y Baco enfermo cuyo modelo fue él mismo. El cardenal Borghese fue uno de sus primeros seguidores así que en la galería hay seis de sus pinturas, David con la cabeza de Goliat, San Geronimo y Madonna dei Palafrenieri.

La Galería Barberini tiene otro cuadro protagonizado por una mujer judía llamada Judith que decapita a un general asirio y en la iglesia de San Agostino está la Madonna de Loreto. En la iglesia francesa de San Luigi vemos su firma en las pinturas del hermoso altar, su primera misión religiosa, y en la Capilla Cerasi, en el centro de Roma, vemos dos más, la Crucifixión de Pedro y la Conversión de Pablo.

La copia de su La Deposición, pintada a comienzos del siglo XVII, está en la Iglesia de San María en Vallicella pero la versión original está en los Museos Vaticanos. En verdad hay muchos “Caravaggios” en Roma así que si te gusta este pintor tienes un mundo propio entre iglesias y museos: Galería Corsini, los Museos Capitolinos, la Galería Barberini, la Galería Doria Pamphilj, los Museos Vaticanos, la Capilla Contarelli, la Iglesia San Agostino, la Capilla Contarelli, la Capilla Cerasi, entre otros.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Roma



También te interesará...

Deja tu comentario