Villa Farnese: un bello recinto manierista próximo a Roma

Caprarola

¿Cansados del bullicio de la Ciudad Eterna? Aunque pueda parecer imposible que Roma llegue a agotar, no es extraño que el frenético día a día de la capital acabe incitando al viajero a incluir en su periplo italiano otros destinos mucho más tranquilos. Y lo que es más importante: sin tener que renunciar a la extraordinaria belleza monumental que destilan buena parte de las calles y plazas romanas.

Llegados a este punto, una buena opción es decantarse por la pequeña ciudad de Caprarola, en la que se alza un magnífico ejemplo de construcción manierista: Villa Farnese (en la imagen), también conocida como Villa Farnesina o Palazzo Farnese.

Existen dos alternativas para llegar hasta allí: realizar el desplazamiento en autobús —la empresa Cotral llega hasta allí  desde Saxa Rubra— o bien alquilar un coche. En este último caso, se debe tomar desde Roma la carretera SS2bis (Cassia bis) durante unos 80 km. A continuación, continuar por la SS2 a Sutri y, desde allí, seguir las indicaciones viarias hasta alcanzar Caprarola.

El recinto en cuestión es obra de Antonio da Sangallo el Joven (1484-1546), quien lo proyectó por encargo de Pierluigi Farnese. A posteriori, el cardenal Alessandro Farnese lo utilizaría como residencia a partir de 1559 y, a su vez, confiaría la remodelación de la villa a uno de los arquitectos más reputados del Cinquecento tardío: Iacopo Barozzi da Vignola (1507–1573).

Conservando una original planta pentagonal, Vignola también llevó a cabo algunas mejoras urbanísticas en Caprarola con el propósito de embellecer las inmediaciones del palacio.

Actualmente, entre las 09:00 y las 16:00 h, aproximadamente —el horario de cierre se retrasa una hora de abril a septiembre—, se puede visitar el piano nobile del edificio. Para acceder a él, se debe ascender por una imponente y ensortijada escalinata.

Se recomienda prestar una especial atención a los frescos que decoran las paredes y techos de las estancias palaciegas. En la mayoría de los casos, éstos inmortalizan escenas de la vida familiar de sus antiguos ocupantes, con la salvedad de la Sala del Mappamondo, plagada de representaciones cartográficas.

Foto vía: J. Kunst

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones desde Roma



Deja tu comentario