Una receta típica del Lazio: bucatini all’amatriciana

bucatini all'amatriciana

Tal y como sucede en el resto Italia, la gastronomía romana se caracteriza por la simplicidad de sus ingredientes y por su sencilla preparación.

Para conocer de cerca algunas de las exquisiteces surgidas de los fogones locales, este post se hace eco de un primer plato muy consumido en la región del Lacio: unos deliciosos bucatini all’amatriciana.

Se trata de una especialidad de pasta preparada a basa de salsa de tomate y panceta de cerdo que, sin duda, gustará a toda la familia. Veamos entonces la receta.

Ingredientes (para cuatro personas)
  • 750 g de tomates enlatados en su jugo, o bien 1,25 kg de tomates frescos, pelados, sin semillas y troceados
  • 500 g de bucatini o espagueti
  • 60 g de tocino, blanqueado en agua hirviendo durante 1 minuto
  • 30 g de mantequilla sin sal, o bien dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo grandes bien picados
  • una cebolla pequeña troceada
  • una pizca de ají molido
  • una cucharadita de sal
  • queso parmesano o pecorino rallado al gusto

Elaboración

Si se opta por utilizar tomates enlatados, conviene escurrir y reservar el jugo. Eliminar las semillas, triturar la pulpa y dejarla escurrir durante 5 minutos. A continuación, calentar la mantequilla o el aceite en una sartén a temperatura media. Añadir la cebolla y los dos dientes de ajo y freírlos durante unos 5 minutos, hasta que adquieran un tono dorado. Trocear la panceta en juliana y salear suavemente durante otros 5 minutos.

Seguidamente, incorporar el ají molido, el tomate y el jugo y la sal. Cocinar a fuego lento durante 35 minutos y removiendo regularmente, hasta que la salsa se espese. Suprimir el ajo. Mientras tanto, poner a hervir 5 litros de agua salada, añadir la pasta y revolver. Cocinar a alta temperatura y removiendo de vez en cuando, hasta que la pasta esté “al dente” (si se desea obtener una textura más tierna, se puede prolongar la cocción un par de minutos más).

Por último, colar la pasta y mezclarla con la salsa. Servir caliente y cubierta de queso rallado.

Foto vía: Mike’s Table

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Comer en Roma



Deja tu comentario