Bomarzo, un compendio de arquitectura fantástica

Bomarzo

Nuevamente, se invita al viajero a abandonar Roma para disfrutar de un cautivador y enigmático conjunto monumental situado en las inmediaciones de la capital italiana: El Sacro Bosco o Parco dei Mostri (Parque de los Monstruos), en el término de Bomarzo.

Próximo a la magnífica Viterbo, fue construido en el ecuador del siglo XV por mandato del príncipe Vicino Orsini, aprovechando el relieve que brindaba un anfiteatro natural situado debajo de su palacio. Cuando otros nobles encargaban la edificación de villas dotadas de jardines y fuentes, Orsini se aventuró a confiar a escultores desconocidos que modelaran en roca volcánica (la más habitual en la zona) monstruos y animales a tamaño natural (por ejemplo, elefantes).

En cualquier caso, la mayoría de las figuras son fantásticas, y en algunos casos pueden llegar a causar inquietud. Precisamente, ésta era la motivación que movió al extravagante príncipe a aventurarse en semejante proyecto: despertar la admiración de los invitados que se acercaban hasta su jardín privado.

Las inscripciones que salpican las paredes y los bancos de piedra animan al recién llegado a “comer, beber y casarse, porque tras la muerte ya no hay más placer”. Asimismo, constituyen el más perfecto testimonio del planteamiento vital de Orsini, basado en la filosofía epicúrea.

Tras siglos de ostracismo y decadencia, Salvador Dalí lo rescató del olvido y, ya en 1954, el lugar fue adquirido por la familia Bettini, quien impulsó en él trabajos de reforma.

Para llegar a Bomarzo desde Roma, hay que conducir durante 100 km por la Autostrada A1 a Orte. A continuación, se sigue por la SS204 a Bomarzo o Cassia bis (SS bis) hasta Viterbo y, finalmente, se toma la SS 204a Bomarzo.

Información práctica sobre El Sacro Bosco:

– Dirección: Sacro Bosco, 01020 Bomarzo.
– Precio de la entrada: caro.
– Horario: de abril a septiembre, el recinto abre sus puertas de 08.30 h a 19.00 h, y de octubre a marzo, de 08.30 h a 17.00 h.

Foto vía: Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones desde Roma



Deja tu comentario