Moltepulciano, naturaleza y cultura en la Val di Chiana

Moltepulciano

En esta ocasión, el post de hoy propone una nueva excursión desde Roma a un destino que, con toda certeza, cautivará al viajero tanto por su extraordinario patrimonio monumental como por la incomparable belleza de su entorno: la hermosa localidad toscana de Montepulciano.

Aunque el trayecto puede llegar a hacerse un poco largo —185 km por carretera separan la capital de Italia de esta villa de la Val di Chiana, o lo que es lo mismo, unas dos horas en coche—, lo cierto es que la visita vale la pena.

Y muy especialmente si el viaje tiene lugar en estas fechas, cuando las delicadas planicies de la Toscana aún conservan el verde intenso de los últimos días de la primavera.

Si no se dispone de vehículo propio, otra opción consistiría en viajar hasta Siena en tren o autobuses y, desde allí, tomar alguno de los autocares que enlazan diariamente la estación ferroviaria y de autobuses de esta ciudad con Montepulciano. Por la mañana, se hacen uno o dos trayectos de ida, mientras que a las 17.45 h sale desde este pequeño pueblo el último autocar de regreso a Siena (aunque se requiere cambiar de bus poco antes de llegar a la ciudad).

Su emplazamiento, situado sobre una colina de 600 metros de altura, convierte a Montepulciano en una de las localidades más altas de la Toscana. Sus hermosos y señoriales edificios medievales y del Renacimiento le confieren un aire solemne, aunque lo cierto es que su incomparable paisaje es un plus añadido.

Su calle principal, el Corso, conduce hasta la Piazza Grande, flanqueda por el Duomo y magníficos palacios, tales como el Palazzo Comunale, obra de Michelozzo. A su vez, éste también fue el artífice de la iglesia de Sant’Agostino, sita en la Piazza Michelozzo.

El último domingo de agosto, esta población se convierte en el escenario de una tradicional carrera de toneles (el Bravio delle Botti), que enfrenta a los jóvenes de ocho “contrade” (barrios) de esta población

Un último consejo: si se visita Montepulciano, no debe dejar de degustarse sus exquisitos “vini nobili”.

Foto vía: Cèlia Roca

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones desde Roma



Deja tu comentario