Pienza, la Florencia en miniatura

Pienza

A 213 km al norte de Roma, la región de la Toscana despliega uno de sus rincones más auténticos, sorprendentes y pintorescos. Un enclave que aúna como pocos la magnificencia de las construcciones del Renacimiento y la delicada sencillez de la campiña italiana.

Una localidad de pequeñas dimensiones —apenas supera los 2.200 habitantes—, pero dotada de una de las plazas más ampulosas del país transalpino. Un espectáculo único, cuya esencia sólo puede llegar a entenderse callejeando por sus encantadores y estrechos “vicoli” (callejones): la maravillosa Pienza, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Perteneciente al municipio de Siena y asentada en la Val d’Orcia, este encantador “paese” de atmósfera rural cuenta con un centro histórico que algunos han llegado a describir como una “Florencia en miniatura”. El motivo de este desconcertante muestrario de arquitectura palaciega hay que buscarlo en el legado del hijo más ilustre de esta localidad: el papa Pío II (1405-1464).

En el año en el que fue elegido como sumo pontífice (1458), éste decidió convertir su pueblo natal en una ciudad que llevara su nombre. No obstante, su ambicioso proyecto urbanístico no fue más allá de la espléndida plaza de Pío II.

Ésta se halla flanqueda por la catedral (o Duomo), que destaca por su luminosidad y por su sobriedad decorativa, y por el Palazzo Piccolomini. Proyectado en la segunda mitad del siglo XV por Rossellino —quien se inspiró en el Palazzo Rucellai de Florencia, de Leon Battista Alberti, para llevar a cabo esta empresa—, está considerado como un magnífico ejemplo de arquitectura renacentista.

En los alrededores, Pienza muestra al recién llegado su rostro más costumbrista, que se concreta en construcciones tradicionales repletas de flores, y en restaurantes en los que degustar unos deliciosos “pici al ragù“, uno de los platos de pasta toscanos más celebrados.

Aquellos viajeros que no dispongan de coche propio, pueden llegar a la zona desde Siena, tomando desde la estación de tren uno de los autobuses que cubren diariamente el trayecto hasta Montepulciano. Hacia las 18.00 h, sale desde Pienza un autobús que efectúa el recorrido en sentido inverso hasta Siena (aunque hay que cambiar de bus poco antes de llegar a esta ciudad).

Foto vía: Cèlia Roca

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones desde Roma



Deja tu comentario