Una excursión a la región de Chianti

Chianti

Los amantes de la naturaleza y del vino no deben dejar de aprovechar sus vacaciones en Roma para visitar uno de los rincones más cautivadores de la vecina Toscana: la región de Chianti.

A diferencia de lo que sucede en el resto de Italia, el principal reclamo de la zona no estriba en el patrimonio monumental, sino en su autenticidad. De hecho, el destino de hoy ha sabido conservar admirablemente las formas de vida más tradicionales del mundo rural.

Así se muestran ante los atónitos ojos del viajero, quien hallará en estas tierras no sólo una excelente excusa para desarrollar sus habilidades con la cámara fotográfica, sino una indescriptible muestra de tipismo enmarcada en un entorno al que no se le resiste ninguna comparación. Sin ir más lejos, muchos de sus habitantes no nacieron allí, sino que son ciudadanos alemanes y estadounidenses que, prendados de las bondades de Chianti, optaron por instalar su residencia en este lugar.

Su tarjeta de presentación es el paisaje, teñido de un verde radiante y cubierto de oteros y suaves ondulaciones. A su vez, dos de los cultivos más extendidos del Mediterráneo, los olivos y las viñas, también tienen constituyen una de las notas predominantes. Y en medio de esta armoniosa estampa, a veces salen a relucir encantadoras granjas, castillos y pueblos fortificados, vestigios de una época en la que las relaciones entre Florencia y Siena eran hostiles.

Por supuesto, resulta obligado hacer una parada para saborear del delicioso vino de Chianti. Este popular caldo, que se presenta en una garrafa envuelta de paja, es uno de los iconos de la Toscana por antonomasia. Nacido en el siglo XIX, esta bebida se elabora a partir de tres cepas. Aunque no siempre destacó por su calidad, la creación de la DOC (algo así como la DO española) en 1984 le confirió un gran impulso comercial. La situación mejoró cuando se puso en marcha otro distintivo aún más riguroso: el DOGC, que sirvió para erradicar definitivamente el vino de baja calidad.

Si la escapada se realiza en vehículo privado, el turista podrá disfrutar del Chianti más clásico si toma la carretara 222 y, a continuación, la 429 y la 408. Si habéis llegado en avión, no os será difícil encontrar algunos vuelos a Roma pues las compañías de bajo coste, e incluso importantes aerolíneas, suelen ofertas vuelos low cost que son muy adaptables a cualquier bolsillo. Desde Roma, ya sabéis, hacer esta excursión a la región de Chianti no os será complicado.

Foto vía: Friendly Rentals

Imprimir

Categorias: Excursiones desde Roma



Deja tu comentario