Breve historia del Papado en Roma

Vaticano

Cuando la ciudad de Constantinopla pasó a ser la capital del Imperio Romano de Oriente y Rávena la del Imperio Romano de Occidente, Roma quedó desprovista de su antiguo poder, quedando como único vestigio de autoridad el mismísimo Papa, quien debió buscar apoyo en la figura de Carlomagno y de los lombardos.

Cuando éstos invadieron Roma en el 751, la Ciudad Eterna aun pertenecía a los biznatinos, y poco después el Papa recibió la autoridad sobre las regiones cercanas a la ciudad, de donde nacen los actuales “Estados Pontificios”. Sumado esto a la incipiente proliferación de los creyentes católicos, se propició el hecho de que Roma se terminase convirtiendo en el corazón del mundo cristiano. Hasta el año 1870, la ciudad de Roma continuó siendo la capital pontificia, hasta que se produjo su anexión al Reino de Italia.

Roma continuó adquiriendo importancia, incluso pese a los continuos conflictos del poder papal con el Sacro Imperio Germánico, siendo las principales bazas de la ciudad los innumerables peregrinos que acudían a ella, los concilios religiosos y como no, la instauración del mecenazgo papal, convirtiendo Roma en una de las más importantes potencias artísticas y culturales del mundo renacentista.

El fin de este periodo de poder por parte de los Papas romanos llegó con la Revolución Francesa, con la anexión de Roma a Italia y su conversión en la capital del país, siendo la Batalla de Porta Pia en 1870, el último intento del papado por conservar su poder sobre los Estados Pontificios.

Se cuenta que durante este conflicto, el rey Victor Emanuel de Saboya, envió a Pío IX una carta en la que le pedía permiso para desalojar los Estados Pontificios a cambio de conservar la independencia, a lo que el Papa respondió: ¿Y quién me garantizará esas garantías?

Oficialmente, en Agosto de 1870, se retiran las fuerzas militares de Roma, momento que Pío IX aprovechó para hacer una última aparición en público para bendecir a sus seguidores desde una de las ventanas de su palacio.

Foto vía: arqueoastronomia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Roma



También te interesará...

Deja tu comentario