Las 5 visitas imprescindibles en Roma

Estacion de tren de Roma

Roma cuenta con tantos monumentos para ver, que se hace completamente imposible verla en un día. Aun así, siempre se puede sacar tiempo para recorrer algunas de las atracciones más importantes.

Es difícil hacer una elección de cuáles son estas atracciones. Dependiendo de nuestros gustos preferiremos unas a otras. No obstante, queremos realizar una selección personal de las que pensamos deben ser completamente imprescindibles en nuestro paso por la ciudad.

Panteón de Agripa

El Panteón de Agripa, o el Panteón de Roma, es quizá una auténtica obra maestra de la arquitectura, además de ser uno de los edificios mejor conservados de la antigua Roma.

Es un templo circular construido a comienzos del Imperio romano, estaba dedicado a todos los dioses y su forma circular es la que le da el sobrenombre de La Rotonda.

A principios del siglo VII, el edificio fue donado al Papa Bonifacio IV, el cual se encargó de transformarlo en una iglesia.

Como datos interesantes podemos hablar de sus medidas; y es que mide exactamente lo mismo de diámetro que de altura, 43,30 metros. Asimismo, su enorme cúpula es mayor incluso que la de la Basílica de San Pedro. En el centro de esta monumental cúpula, encontramos un óculo que permite pasar la luz que ilumina el interior del edificio, una luz que le confiere un ambiente de lo más especial.

Foro Romano

Este lugar, junto con el Coliseo, es quizá uno de los mejores legados del Imperio Romano, por lo menos aquellos que muestran la grandeza del mismo.

El foro era el lugar en el que se desarrollaba la vida diaria, tanto pública como religiosa, de la antigua Roma. Por este motivo cuenta con un sinfín de templos, como el de Saturno, Venus, Rómulo o Vesta. Pero además, también es posible visitar otras partes como la vía Sacra (principal calle de la antigua Roma, el arco de Tito, el Templo de Antonio y Faustina (del siglo II), La Curia, o la Columna de Foca entre otros.

Coliseo Romano

Es, sin duda, la atracción por excelencia. El lugar que ningún turista quiere perderse. Y no es raro, pues el monumental símbolo de Roma cuenta con casi 2.000 años de antigüedad y muchísimas historia a sus espaldas.

Se levantó en su día como el mayor anfiteatro romano, con dimensiones realmente importantes, 188 metros de longitud, 156 metros de anchura y 57 metros de altura. Además, contaba con un aforo de unas 50.000 personas, que disfrutaban de los espectáculos de la antigua Roma.

Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es la mayor y más famosa de las fuentes barrocas de Roma. Además, es seguramente la fuente más bonita de toda Italia.

Sus dimensiones son equiparables a su gran belleza, unos 20 metros de anchura y 26 metros de altura. Medidas cuyos orígenes se remontan al Renacimiento, momento en el que se construyó la primera fuente. Su aspecto final no llegó hasta 1762 cuando fue finalizada por Giuseppe Pannini.

Su nombre viene dado por estar situada en el cruce de tres calles, en el punto exacto en el que se marca el final del Aqua Virgo.

Galería Borghese

En cuanto a los museos de Roma, se hace imprescindible hablar de esta galería. Está ubicada en los jardines de Villa Borghese, y es una de las más prestigiosas de todo el mundo.

El edificio está dividido en dos plantas, un recorrido en el que encontraremos obras de artistas como Tiziano, Rafael, Caravaggio, Rubens o Botticelli. Además, en la planta principal, hay una gran exposición dedicada a la antigüedad clásica, pudiendo descubrir piezas desde el siglo I hasta el III.

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Turismo en Roma



Deja tu comentario