Los monumentos conmemorativos romanos

arco romano medinaceli

El imperio romano fue un momento dentro de la larga civilización romana surgido de la necesidad de controlar los dominios cada vez más extensos de la república. Roma se había extendido mucho más allá de su capital y de la península itálica y se necesitaba tomar decisiones políticas con rapidez pues se lidiaba con un ejército cada vez más numeroso y poderoso y con pueblos extraños que podían revelarse.

A estos pueblos, inteligentemente, se los “romanizaba”, se los integraba política pero también cultural y socialmente. La idea era que si se sentían parte de una estructura mayor, parte del mundo romano, había menos posibilidades de levantamiento contra la dominación impuesta. Por eso hacían mejoras urbanas, construían templos, termas y monumentos conmemorativos bélicos.

Estos monumentos eran básicamente arcos y columnas. Muchos, al caer el imperio y como representaban la dominación fueron destruidos, pero otros han llegado hasta nuestros días.

Los arcos de triunfo fueron al comienzo arcos de madera en donde se exponían los trofeos de las victorias militares. Con el tiempo la madera se suplantó con piedra tallada con inscripciones y se solían colocarse en el acceso a las ciudades, recordando a todo aquel que entraba o salía que estaba haciéndolo de una parte de Roma.

Había arcos de un vano, de tres vanos y cuadrifrontes. Entre los primeros están por ejemplo el Arco de Cabanes y el de Trajano, en Mérida, España. Los segundos son los más comunes pero en España hay uno sólo, el Arco de Medinaceli y los últimos son los arcos de cuatro frentes, por ejemplo el Arco de Capera, en Cáceres.

Por último están las columnas conmemorativas con inscripciones. Por su forma han sobrevivido menos pero en el caso de España todavía pueden verse algunas, por ejemplo las que están en San Juan del Río, en Orense o las columnas de Ciudad Rodrigo. La más famosa del mundo es la Columna Trajana, en Roma.

Foto: vía Arte Internacional

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Que ver en Roma



Deja tu comentario