La Abadía de las Tres Fuentes

abadia de las tres fuentes

En la localidad de Aquae Salviaee, en un bonito valle que es cruzado por la Vía Laurentina, se alza un complejo monástico  que tiene unos cuentos siglos, construido, destruido y vuelto a construir.

El monasterio fue beneficiado en su larga vida por varios Papas así que ese «beneficio» significó varias donaciones y en la época feudal incluyó hasta feudos.

Fue un monasterio greco-armenio en su nacimiento pero después entró en decadencia así el Papa Gregorio VII terminó entregando todas las propiedades a los monjes de la orden cluniacenses. Mucho más tarde todo cayó por fin en manos de los cistercienses.

Y a ellos les debemos la iglesia y el monasterio actuales. Esta era un orden poderosa, tanto que uno de los abades terminó siendo papa y con ese poder se fundaron muchas abadías más. Este monasterio en particular, la Abadía de las Tres Fuentes, se completó en 1306 y antes de que terminara el siglo algunas obras de arte pasaron a adornarla.

Para comienzos del siglo XV la iglesia paso a ser comedantaria pero continúo en manos de los monjes. La vida aquí se vio interrumpida con la invasión de Napoléon en 1808. Fue entonces saqueada y el lugar se lleno de malaria así que la abadía terminó en ruinas. Recién se reconstruyó  al celebrarse el jubileo de Pedro y Pablo en 1867, pasó a manos de los monjes trapenses y ellos fueron los encargados de limpiar los terrenos para eliminar la malaria.

¿Pero qué tipo de edificios vemos hoy en día? Un monasterio fortificado hecho y derecho con la abadía y el claustro a la izquierda de la iglesia. Dentro viven monjes en clausura así que es raro que pueda visitarse. ¿Y las tres iglesias del nombre? Están la Iglesia de los Santos Anastasio y Vicente, intacta desde el siglo XII, la Iglesia de la decapitación de San Pablo y la Iglesia Maria Scala Coeli.

Foto: Wikipedia

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Excursiones desde Roma



También te interesará...

Comments are closed.