San Carlo alle Quattro Fontane, primera gran obra de Borromini

San Carlo alle Quattro Fontane

No es un secreto que el callejero de la Roma constituye un ingente museo al aire libre de arquitectura religiosa (sin duda, uno de los más espectaculares de Italia). Con la belleza y la opulencia por bandera, la Ciudad Eterna cuanta con un gran número de construcciones que, asimismo, supusieron en su día un auténtico desafío para la imaginación y la creatividad de sus artífices.

Éste es el caso de la bella iglesia que protagoniza este post: la de San Carlo alle Quattro Fontane. De hecho, su construcción fue un reto en toda regla para su autor, el arquitecto suizo Francesco Borromini (1599-1667), quien tuvo que poner a prueba todo su potencial para aprovechar al máximo las posibilidades de un solar de reducidas dimensiones.

En cualquier caso, el resultado final se saldó no sólo con un soberbio edificio de factura barroca, sino con la primera gran obra diseñada por el helvético.

Una vez finalizada su formación en los talleres del genial Carlo Maderno (1556-1629), Borromini aceptó en 1638 el reto de desmontar los principios de la arquitectura renacentista, basada en las proporciones del ser humano. De hecho, San Carlo alle Quattro Fontane denota grandes dosis de ingenio a la hora de jugar con los espacios pequeños, pero también en los artesonados del templo, que se reducen rápidamente en una cúpula en forma de panal, lo que confiere una cierta sensación de amplitud.

El ritmo cambiante del interior también se manifiesta en el exterior de la iglesia. Éste destaca por su hermosa fachada (1667), que se convertiría en el último trabajo de Borromini. Sus tres ventanas inferiores siguen la secuencia cóncava-convexa-cóncava, mientras que las superiores son siempre cóncavas.

Información práctica sobre la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane:

– Dirección: Via del Quirinale, 23 (esquina con Via Quattro Fontane).
– Cómo llegar: se puede acceder en autobús (líneas 57, 64, 65, 70, 71, 75, 115, 116 y 170 a Via Nazionale), o bien en metro (bajando en la parada de Repubblica Barberini).
– Horario: abierto de lunes a viernes, de 09.30 h a 12.30 h y de 16.00 h a 18.00 h, y los sábados, de 09.00 h a 13.00 h.

Foto vía: Ocad123

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Que ver en Roma



Deja tu comentario