El Esquillino, el monte más alto de Roma

Piazza Esquillino

Prácticamente, todos aquellos que visitan Roma saben que ésta se fundó sobre siete colinas. Y entre éstas, la más elevada es el monte Esquillino. ¿Qué tal un paseo por sus calles para conocer su historia más a fondo?

A grandes rasgos, podría decirse que éste se extiende por toda la zona comprendida entre el Coliseo y la estación de Termini. En sus orígenes, en barrio de Saburra —integrado por barracas— ocupaba el flanco oeste del Esquillino. Por el contrario, el área del Colle Opio y Cavour era un selecto «quartiere» residencial.

No obstante, esto no viene de nuevo: según se dice, fue aquí donde vivieron personajes como el poeta Virgilio, Pompeyo o Mecenate (de él procede la palabra mecenas, debido a su importante labor).

A pesar de que hasta el siglo XIX la colina estaba salpicada de jardines y viñedos, éstos fueron reemplazados por edificios. De hecho, el papa Sixto V se encargó de repoblar la zona y reorganizarla, trasladando hasta allí el mercado de ganado y trazando plazas y avenidas en torno a la basílica de Santa Maria Maggiore. Precisamente, desde allí arrancaban las peregrinaciones hasta la iglesia de San Juan de Letrán, que entonces se hallaba fuera del perímetro amurallado.

El barrio conservó su fisonomía hasta la construcción de la estación de Termini, acaecida en el ecuador del siglo XIX. A su vez, el papa Pío IX, respetando los designios de Sixto V, siguió urbanizando la zona. La inauguración de la Via Nazionale tuvo lugar en 1867 y, años más tarde, con la llegada de los piamonteses, se empezaron a levantar edificios públicos.

En la actualidad, el barrio destaca por su inconfundible trazado, a base de calles paralelas, y la altura de sus edificios, que no suele superar las cuatro o cinco plantas.  Uno de sus lugares más emblemáticos es la Piazza della Repubblica, que fue proyectada en 1887 por Gaetano Koch.

Foto vía: Rome Guide

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Que ver en Roma



También te interesará...

Deja tu comentario