El obelisco de la plaza de Montecitorio

monteciorio

Hay una plaza llamada Plaza de Montecitorio, a unos 250 metros del Panteón de Agripa, llamada así por el monte Citorio que forma parte de las colinas menores de la ciudad de Roma. El corazón de esta plaza es un alto obelisco de piedra.

Se trata de un obelisco egipcio elaborado con granito rojo de Pasamético II (595-598a.C), proveniente de Heliopolis. A Roma lo trajo el emperador romano Augustus en el año 10 a.C junto con el obelisco flaminio para ser utilizado en la construcción del Solarium Augusti.

Este obelisco milenario mide unos 21.79 metros de alto pero si contamos la base y el globo de la punta la altura se eleva hasta los 33,7 metros. El objetivo del obelisco era convertirse en parte de un reloj solar, un gnomon, indicador, que Augustus estaba construyendo en el Campo de Marte. El obelisco estaba puesto de tal manera que además  marcaba con su sombra la fecha del 23 de septiembre que era el cumpleaños del emperador y que a su vez coincidía con el equinoccio de otoño.

Después, entre los siglos IX y XII tal vez debido a algún incendio o terremoto o a alguna guerra el obelisco colapsó y progresivamente fue quedando enterrado. Hacia 1520 el Papa Sixto V trató de repararlo y volver a levantarlo ensamblando algunas piezas encontradas en 1502 pero no lo logró pues ni el ni los papas siguientes pudieron dar con la ubicación exacta del obelisco enterrado.

Finalmente, entre 1789 y 1792 el Papa Pio VI llevó adelante intensos trabajos para reparar el obelisco y finalmente pudo incorporarlo y devolverle su sitio como reloj solar. De todas formas el trazado moderno de la Plaza Montecerino, inaugurada en 1998, hizo que la sombra de obelisco ya no marcara con precisión y su función original se perdiera para siempre.

Foto vía: Wikipedia

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Que ver en Roma



Deja tu comentario